Puigdemont y el alma del 155

Advertisements
El niño mago Harry Potter vive la maldición de tener dentro un pedazo del alma de su enemigo Voldemort, de modo que cuando más crece y se fortalece, más fuerte se hace Voldemort, y más capacidad operativa posee.

Puigdemont es el alma del artículo 155 y de su aplicación en Cataluña, y mientras insista en alargar su agonía, el 155 seguirá vigente. Los antagonismos no solo se tocan, sino que se benefician. Puigdemont puede dedicarse tanto como quiera a trolear al Estado desde Bruselas, en ese plano ficcional en que el independentismo ha basado siempre su acción y su estrategia. Nunca los independentistas se han tomado la independencia en serio, como un objetivo político a conseguir, y ellos mismos han sido los que se han inventado excusas y pretextos para evitarla cuando más cerca parecían tenerla.

Fue Mas y no el presidente Rajoy quien vació de contenido político el simulacro del 9 de noviembre de 2014, y fue Esquerra, y no el Gobierno, quien, siendo perfectamente consciente de aquel monumental fraude a los propios independentistas, le dio cobertura porque tenía más complejo de inferioridad respecto de los convergentes que esperanza en su proyecto político secesionista. Fue Puigdemont y no el Tribunal Constitucional quien el 8 de octubre amagó con proclamar la independencia y la dejó en suspenso; y también Puigdemont, y no Soraya quien tenía pensado convocar elecciones autonómicas, y también él, y no el juez Llarena quien tras declarar una independencia de mentirijilla se fue de fin de semana en lugar de sostenerla, defenderla y aplicarla.

Bruselas
Hoy Puigdemont puede continuar haciendo la mona desde Bruselas con la inestimable colaboración de Esquerra, que por motivos más allá de cualquier comprensión, se presta a hacer de carne de cañón de los convergentes, pagando el precio de las gamberradas de sus hermanos mayores con humillantes derrotas electorales y hasta con la cárcel. Puigdemont es el alma del 155 y Esquerra sus vísceras.

Puigdemont y su entorno están comodísimos en el simulacro permanente, en el victimismo a distancia, en la épica sin tener que pagar el precio. Esquerra no está en absoluto satisfecha con el tristísimo papel de estraza que le ha tocado, pero está tan acomplejada y tiene tanto miedo de decirle la verdad a sus votantes -como los padres que no se atreven a regañar a sus hijos porque temen que dejen de quererlos- que acepta farfullando pero con resignación su rol demoledor: a veces parece que va a rebelarse, amaga con ello incluso con alguna declaración pública, pero al final se desdice y cede.

En este contexto es como mejor se entiende el aplazamiento de la investidura de Puigdemont que anunció ayer el presidente del Parlament, Roger Torrent: ganar tiempo dando las vueltas del perro antes de echarse a dormir; queremos soltar el lastre Puigdemont pero que no se nos note; siempre más complejo de inferioridad que voluntad; siempre más cobardía que política; y esa pirotecnia verbal de la democracia, la dignidad y los derechos cínicamente disparada contra España cuando la única guerra que realmente han librado Esquerra y Convergència desde la recuperación de la democracia es la que tienen entre ellos.

Pujol despreció siempre a los republicanos, el tripartito fue la vengaza a este desprecio, y entre Junqueras y Mas, y posteriormente entre Junqueras y Puigdemont, ha habido no más que recelos, juego sucio -sobre todo por parte de los convergentes- y las tragaderas enciclopédicas de ERC.

Continúa la partida estrictamente local, puramente tribal entre Esquerra y Convergència. No es el Constitucional, ni el reglamento, ni los letrados de esta camara o de aquella. Es el tam-tam del odio fratricida, es Puigdemont alimentando el artículo 155 y su aplicación indefinida para continuar con vida, y es Esquerra que no osa decir la verdad a sus votantes y permanece rehén de Convergència y de sus propias mentiras.

También el Estado se beneficia de todo ello. En primer lugar, en la defensa de los intereses de todos los catalanes: nunca la Generalitat había pagado tan al día como ahora que está intervenida, ni tampoco el dinero público se había usado para su verdadera finalidad tanto como hoy.

La convivencia es plena y tranquila en Cataluña, el 155 ha sido un bálsamo para las heridas, su aplicación ha sido tan discreta como efectiva, y hasta a los independentistas les ha mejorado la calidad de vida: de un lado tienen una administración que les funciona al día y del otro gasolina para su más fatuo, azucarado y -por lo visto- tan satisfactorio victimismo.

En segundo lugar, el presidente Rajoy y el Gobierno tienen el control efectivo de Cataluña, y cuando dejen de sobrerreaccionar por las tonterías de Puigdemont y sus muchachos, y por la verborrea federica, contra la que tendrían ya que estar curtidos, se darán cuenta de que al final de cualquier combate de boxeo hay uno que baila, que es el que ha ganado, y son ellos.

Cinco llamadas sin contestar
Entre las 8 y las 9:30 de la mañana de ayer, Roger Torrent llamó cinco veces a Puigdemont, que no contestó ninguna de las llamadas. Se iba a adaptarse a las necesidades de Puigdemont, pero la única intención del expresidente era teatral, para enredar a todos. La buena fe de ERC contrasta con la estrategia de Puigdemont, cuyo principal objetivo es pillar a los de Junqueras en un renuncio para justificar el fiasco de su investidura, en lugar de reconocer que no es posible por el incumplimiento de su única promesa electoral de regresar a España si ganaba, «porque merecerá la pena de asumir el riesgo de la cárcel por el honor de ser vuestro presidente». En esta misma línea de engaños y deslealtades, Puigdemont tampoco informó a Torrent de que quería pedir amparo al Supremo para poder acudir a la investidura sin ser detenido.

(sevilla)
http://sevilla.abc.es/espana/abci-puigdemont-y-alma-155-201801310237_noticia.html

www.mafibromavie.com #news #info #health #fibromialgie #fibromyalgie #fibromialgia #Fibromyalgia #fibro #fibrowarrior #vie #vida #life #health #santé #salud #follow

Advertisements
About MafibromaVie 5996 Articles
Bonjour, je n'ai même pas encore 40 ans, je suis fibromyalgique, j'ai un petit garçon de 2 ans, et je vis dans cette souffrance, mais dû a ma personnalité je ne peux pas rester sans rien faire, car ça me tue encore plus que la douleur. Je précise que j’écris le français que a 5 ou presque 6 ans maintenant et je parle et écris aussi d'autres langues, donc je fais des erreurs de orthographe et de grammaire. Le problème c'est que je ne peux presque plus marcher (béquilles et difficile), être assis durant plus de 15 à 30 minutes ça me tue le cul cul et le dos, même pour soulever mon petit qui pèse a peine 12 kg, mais on dirait un sac de ciment du type 50 kg. Lui changer la couche me fait trembler les jambes et on dirait qu'on me plante un couteau au fond du dos, même mes épaules et bras quand je soulève ces fesses me font mal, même quand je lui donne la soupe avec une petite cuiller mon bras se fatigue vite et les douleurs arrivent, L'autre jour on lui donnant la soupe j'ai appuyé mon bras sur le plateau de ça chaise et il a commencé à trembler violemment, que même mon petit de 2 ans a eu peur. Sur ma page j'assume l'identité de tous les fibromyalgiques du moins de ceux qui veulent me suivre sous le pseudonyme de "MafibromaVie" ou de "FiFi le clown", finalement nous sommes tous des Clows au yeux de trop de gens, d’État, de Pays, et de Communauté dans notre cas la UE! Je ne suis pas une personnalité et je ne recherche aucune reconnaissance publique. Je suis simplement une personne comme toutes les autres, comme vous qui souffrait peut être aussi de Fibromyalgie, et qui a ouvert une simple page privée ou j'ecris ma vie de fibromyalgique pour suivie médicale par mon médecin. Ben après avec le temps, l'histoire a changé beaucoup de monde a commencer a me suivre 50,100,1000 et maintenant plus de 3000. Je parlais plus de moi au début et maintenant plus de nous et pour vous, ainsi c'est crée une page de partage, aide, soutien, et de discussion pour tous les fibros.

Be the first to comment

Leave a Reply