Diario de un jubilado en Nueva York (45): Dos vidas, dos caminos, un mismo final

Advertisements
En cuestión de días han muerto en Toledo dos personas que, en lo ideológico, eran el día y la noche, para algunos el bien y el mal, el pasado y el presente, la libertad y la cárcel.

Cada una de ellas formó parte de mi infancia y de mi juventud. Una prolongando lo que en mi familia se creía, se hablaba y se sentía. El dolor y la rabia de dos familiares fusilados por ser gente de orden. La otra descubriendo otras razones, sentimientos, ideas. Las primeras pintadas, las primeras manifestaciones, aquellas tardes «imprimiendo» octavillas en la máquina ciclostil de un compañero, escondiendo el Libro Rojo de Mao, aprendiendo de memoria poemas de Miguel Hernández, escuchando Radio Independiente y frases como estas del médico socialista: «La época de los mítines del periodo preconstituyente, ver cómo se perdía el miedo, cómo volvían las ilusiones. Había que perder el miedo para volver a ser ciudadanos y dejar de ser súbditos».

Las dos personas seguras de su misión en la vida; una defendiendo el cuerpo de un pasado, de un asedio, la historia de un despacho o de una conversación, la otra curando cuerpos y llenado almas con aires de libertad, de cambio, de no olvidar la memoria histórica e ir borrando nombres de calles, despachos y conversaciones.

A los que fuimos a misa, a un colegio de monjas primero, a los Maristas después, a los que jugamos en las ruinas del Alcázar a buenos y malos (nos decían que tuviéramos cuidado, que nos podía estallar una bomba olvidada de una guerra entre hermanos, cosa que no entendíamos muy bien), a nosotros, digo, nos era difícil no emocionarnos con la historia de un asedio, la vida de un joven que se encerró en el Alcázar y llegó a ser general. «Yo no fui un héroe sino un voluntario que me apuntaba a todo. ¿Valiente?… pues sí, y es que tenía 18 años, lo mejor de mi vida. Pero tengo un recuerdo agridulce por haber cumplido con un deber de patriota y triste por lo que ocurrió en uno y otro bando. También ellos me daban pena».

Los que más tarde fuimos aprendiendo que la larga noche se iba acortando, que los días llegaban con otro tipo de luz, que había cuadernos para el diálogo y tiempo para cambiar colores, comenzamos también a sentir la historia de otra manera. Y hubo un tiempo en que escuchaba a aquel médico en mítines y conversaciones que hablaba de un orden nuevo. Un día, un alcalde de UCD, el primero de la democracia, elogió las palabras del hombrón y uno se dio cuenta de que había sitio para todos: para un general de brigada y para un médico. Un militar y un profesional que han muerto casi al mismo tiempo, que caminaron por caminos distintos que al final les han llevado al camino final.

Con sus muertes se vacía un poco mi infancia y mi juventud. La primera alimentada por historias de muertes injustas, del dolor de una esposa y una madre al ver arrancados a su marido y a su hijo de sus brazos para fusilarlos a unos metros de la casa. La otra entendiendo el valor de una idea, la fuerza de la poesía, el aparente, y también engañoso, sentido de la palabra libertad. Los dos me recordaban una frase que nunca llegué a entender y que repetía uno de los encerrados en el Alcázar: «Tirad, pero tirad sin odio».

El general ya descansa en su Alcázar, el diputado en el suyo. Los dos son ceniza y hasta que el tiempo los convierta en olvido estarán presentes para uno, de cuyo pasado forman parte.

(abc)
http://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/toledo/centenario-quijote/abci-diario-jubilado-nueva-york-45-vidas-caminos-mismo-final-201801302005_noticia.html

www.mafibromavie.com #news #info #health #fibromialgie #fibromyalgie #fibromialgia #Fibromyalgia #fibro #fibrowarrior #vie #vida #life #health #santé #salud #follow

Advertisements
About MafibromaVie 5963 Articles
Bonjour, je n'ai même pas encore 40 ans, je suis fibromyalgique, j'ai un petit garçon de 2 ans, et je vis dans cette souffrance, mais dû a ma personnalité je ne peux pas rester sans rien faire, car ça me tue encore plus que la douleur. Je précise que j’écris le français que a 5 ou presque 6 ans maintenant et je parle et écris aussi d'autres langues, donc je fais des erreurs de orthographe et de grammaire. Le problème c'est que je ne peux presque plus marcher (béquilles et difficile), être assis durant plus de 15 à 30 minutes ça me tue le cul cul et le dos, même pour soulever mon petit qui pèse a peine 12 kg, mais on dirait un sac de ciment du type 50 kg. Lui changer la couche me fait trembler les jambes et on dirait qu'on me plante un couteau au fond du dos, même mes épaules et bras quand je soulève ces fesses me font mal, même quand je lui donne la soupe avec une petite cuiller mon bras se fatigue vite et les douleurs arrivent, L'autre jour on lui donnant la soupe j'ai appuyé mon bras sur le plateau de ça chaise et il a commencé à trembler violemment, que même mon petit de 2 ans a eu peur. Sur ma page j'assume l'identité de tous les fibromyalgiques du moins de ceux qui veulent me suivre sous le pseudonyme de "MafibromaVie" ou de "FiFi le clown", finalement nous sommes tous des Clows au yeux de trop de gens, d’État, de Pays, et de Communauté dans notre cas la UE! Je ne suis pas une personnalité et je ne recherche aucune reconnaissance publique. Je suis simplement une personne comme toutes les autres, comme vous qui souffrait peut être aussi de Fibromyalgie, et qui a ouvert une simple page privée ou j'ecris ma vie de fibromyalgique pour suivie médicale par mon médecin. Ben après avec le temps, l'histoire a changé beaucoup de monde a commencer a me suivre 50,100,1000 et maintenant plus de 3000. Je parlais plus de moi au début et maintenant plus de nous et pour vous, ainsi c'est crée une page de partage, aide, soutien, et de discussion pour tous les fibros.

Be the first to comment

Leave a Reply